RCORP

Fuente: Agraria.pe

Ecuador teme que Perú le quite mercado con sus pitahayas en USA.

La pitahaya roja que se produce en nuestro país tiene una ventaja importante en cuanto al grado Brix, refiere el empresario, quien apunta a que en 2023 ya se abra el mercado norteamericano para la Fruta Dragón peruana. “El día que Perú exporte pitahaya a Estaos Unidos, todos van a sembrarla”, dijo.

Con el nombre de “Peruvian Dragon Fruit”, se presentará en los próximos días a la pitahaya peruana de variedad American Beauty, en el marco de la feria Fruit Attraction de Madrid.

Y es que el fruto podría estar llamado a convertirse en una estrella de la canasta agroexportadora peruana, según refiere Diego Rodríguez, gerente de R Coorp y fundador del “Proyecto Terra”, el cual trabaja con un modelo agro-inmobiliario cooperativista en Olmos -Chiclayo y que ha dedicado sus primeras etapas a la producción de la fruta dragón.

La expectativa es alta, dice, al punto que en una conversación reciente con empresarios ecuatorianos, estos se mostraron interesados en abastecerse de la variedad American Beauty desde Perú, ya que no se les da muy bien-en dicho país predomina la variedad de color amarillo-; y luego, en una conferencia en la Cámara de Exportadores de Ecuador, estos dijeron que “Perú ya despertó”. Rodriguez agrega: “Tienen mucho miedo de que les quitemos el mercado de Estados Unidos”.

Ventajas e innovaciones De hecho, los pasos se están dando en ese sentido, puesto que, informa el empresario, R Coorp está pugnando por obtener el protocolo con las autoridades sanitarias peruanas y de Estados Unidos, y esperan obtenerlo tan pronto como en 2023. “El día que Perú exporte a Estados Unidos, todos van a sembrar pitahya, porque el mercado está abierto y es un consumidor muy grande”, agrega.

Sobre las características de este fruto, que el proyecto ya siembra de manera orgánica en 80 hectáreas, destaca el alto grado Brix que alcanza gracias al clima (que Ecuador y otros competidores no tienen).

“El microclima en el norte, sobre todo en Olmos, es muy favorable para el desarrollo del dulzor de esta fruta. Con este cultivo habría una gran demanda internacional de pitahaya peruana”, apunta.

Uno de los temas sobre el que se tendrá especial cuidado, aseguró Diego Rodríguez, es el transporte, puesto que la pitahaya roja de Perú por lo general no ha tenido un gran tiempo de vida debido a que su cáscara es más sensible que la amarilla, razón por la cual no suele exportarse por vía marítima. Sin embargo, eso estaría por cambiar, ya que este proyecto sería el primero en la región que lo haga por este medio, gracias a un proceso de estudio que permitirá optimizar el viaje y mantener en buena calidad el producto con sus valores nutricionales. Esto implica darle un tratamiento especial en los procesos de packing, limpieza y desinfección.

La primera exportación de pitahaya del “Proyecto Terra” se estima para el primer trimestre de 2023. La proyección es vender no solo en fresco, sino también en congelado y en conserva.

Datos

“Proyecto Terra” cuenta con 1157 inversionistas. 50 de ellos son productores agrícolas. El 40% de inversionistas son mujeres. 50% de trabajadores de la empresa también corresponden al género femenino.

El 35% de inversionistas supera los 50 años de edad, quienes ven una oportunidad de invertir capital con miras a una jubilación.

La producción apela a tecnologías amigables con el ambiente, como la instalación de paneles y postes solares.

La tercera etapa del proyecto (las dos primeras son de pitahaya) apunta a la producción de arándanos. Las siguientes, serán de otros frutos que, según la empresa, no tienen precedenes en la agricultura peruana.